Las asociaciones de personas sordas de Andalucía preparan ya los últimos detalles para participar el próximo sabado en la marcha estatal organizada por el movimiento asociativo de CNSE en Madrid , para celebrar la conmemoración de los 10 años de la aprobación de la Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

La mencionada Ley 27/2007 supuso un hito histórico para la Comunidad Sorda de España, reconociendo como derecho básico el uso de la lengua de signos y los medios de apoyos a la comunicación oral. Coincidiendo con esta efeméride, la marcha estatal aprovechará para reclamar al Gobierno Central, el cumplimiento y la implementación sin más demoras, ya que sin ella no se garantizan los derechos recogidos en la ley 27/2007.

En la trayectoria y desarrollo de la Ley 27/2007, las personas sordas, familiares, niños, habían depositados muchas esperanzas para alcanzar la igualdad, bienestar social y libertad de las personas sordas como ciudadanos de pleno derecho.

La Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas junto con sus asociaciones afiliadas queremos manifestar que a día de hoy aun no se ha aprobado algunos mandatos de la ley 27/2007, concretamente lo relacionado con el desarrollo reglamentario, que todavía no se ha aprobado y cuyo retraso afecta a Andalucía gravemente, en la atención social que prestamos a nuestro colectivo, en el ámbito educativo, formativo, empleo y otros servicios de carácter públicos.

El acceso a ellos significa una igualdad de oportunidades, que actualmente debido a la inexistencia de dicho reglamento, soportamos constantemente un peregrinaje cada vez mas largo, cuando nos relacionamos con las administraciones publicas, la existencia de este nos proporcionaría los cauces y normas necesarios para el disfrute de estos derechos básicos.

Las personas sordas queremos manifestar, tal y como reza nuestro lema, la lengua de signos, “La lengua de signos, un Derecho Humano y Fundamental”.